Este fin de semana, me fui con dos amigos al Penyagolosa, a pasar tres días y dos noches. Resulta que la idea era acampar, pero debido a la cantidad de nieve pasamos la noche en una de las cabañas que hay construidas por la zona... sí, en el albergue no quedaba ni un sitio! (Las fotos no tienen desperdicio)

Al llegar al restaurante (denoche), sale una pista que llega hasta donde están las cabañas, el problema es que había mucha nieve y el quitanieves no habia pasado por ahi. En fin con un poco de esfuerzo conseguimos poner las cadenas al coche de los trastor (frago).

Tras recorrer un tramo con el coche dando tumbos de lado a lado pese a las cadenas, nos damos cuenta que pasar por medio metro de nieve con el coche es algo complicado. Tendremos que dejar el coche abajo y subir andando con todos los trastos. Lo positivo es que la nieve andando se unde muy poquito comparado con el coche.
La solución más práctica que se nos ocurrió fue hacer un trineo con una lona y poner ahi todos los trastos.

Tras hacer dos viajes de 20 minutos por medio metro de nieve y acabar hasta la coronilla, sudados y cansados, descargamos el material en la casa.

Tras preparar y acondicionar el lugar, cenamos y por el cansancio nos acostamos a dormir. ¡DIOS QUE FRIO! Estamos a -5ºC y hay una ventana sin cristal :S Menuda noche! Para ir a mear hay que tener mucho valor! La verdad hace mucho frio pero el rollito Okupas en la casa mola jejeje. Un sólo problemilla grave, por el frio se han congelado las cañerias y las fuentes de la zona no tienen agua, a derretirla para hacer el baño maria pues!

Al despertarnos al día siguiente, descubrimos que hay mucha mucha nieve. En fin tras un desayuno e ir al pueblo a comprar cosas básicas, preparamos la comida, sacandola de la nevera (es decir, desenterrandola de la nieve). Para fregar la nieve está bien y llega la tarde. A disfrutar!!!
A tirarnos en trineo colina abajo!!! Las velocidades que se pueden alcanzar, son bastante rápidas! Jejeje nunca pense que parar contra un arbol fuera tan divertido! :-)
Tras toda la tarde disfrutando volvimos a la casita.

Tras arreglar el asuntillo de la ventana sin tapar y sacar la cena de la nevera, bajamos a l albergue andando para hacer un fuego con leña y preparar una torrá bien rica... leches! que frio hacia esa noche :S

Tras encender el fuego, calentarnos y poner nuestra ropa ya humeda de por vida a calentar, fuimos preparando la cena e hicimos la torrá, para calentarnos un poquito de sangria y a disfrutar de la cena.

Con la hoguerita calentandonos, la gente de la zona (albergue) se fue acercando, acabamos un grupo de unas 8 ó 9 personas hablando, calentandonos y bebiendo vino de la zona. Conocimos a dos chicos de Castellón y una chica especialmente majos con los que hicimos muy buenas migas y con su perro Rex, claro.

De madrugada decidimos irnos ya a dormir, nos esperaba una caminata por la nieve a -7ºC que marcaban los termometros. No habia mas que mirar a tu alrededor, ¡Todo estaba congelado!ç
Pasamos una noche fria, aunque el apaño de la ventana hizo mucho. A la mañana pasaron los que conocimos la noche anterior por la zona camino al Penyagolosa; tras el desayuno, recogimos todos los trastos y los preparamos en un trineo. Bajamos hasta donde estaba el coche (en el albergue) y lo metimos todo en él.

Tras comer, comenzamos a ascender el Penyagolosa, un camino de unas dos horas, estaba empezando a alargarse.

La cantidad de nieve que habia conforme hibamos subiendo, hacia dificil el camino. Mucha nieve mucha nieve. Medio metro es demasiado!

Cuando llegamos a la base y sólo faltaba el tramo final, tubimos que volver a bajar porque se hacia tarde y no teníamos el material adecuado, habia tanta nieve que no se podía ni caminar.

Tras llegar al albergue denoche, montamos en los coches y volvimos a Castellón. Sin duda fué un fin de semana, dificil de olvidar. Mucho frio y mucha nieve.